Un destino de color turquesa


tiempo estimado de lectura : 2
26 Aug
26Aug

Emigré de una isla del caribe para vivir desde hace siete años en una zona de Texas muy alejada del mar y aunque amamos lo que hacemos en el lugar donde vivimos, la verdad es que mi esposo y yo extrañamos todo lo que tenga que ver con playas y nos pasamos el año anhelando que llegue el verano para poder escapar unos días a algún lugar donde el mar sea lo que miren nuestros ojos y sientan nuestros cuerpos.

Los últimos meses, entre trabajo, proyectos personales, noticias y situaciones difíciles en mi país de origen y en el que vivo hoy, han sido bastante agitados. Así que cuando nos llegaron los días de vacaciones, entendimos que era el momento de hacer un alto para descansar y renovar energías. Entonces el haber planificado nuestro viaje con mucha antelación y manejar 16 horas para llegar al lugar elegido, valieron la pena. Preparamos este viaje con tanto esmero que en cuanto cruzamos el puente Marler desde la isla de Okaloosa y divisé el hotel Emerald Grande, el Norriego Point y la colorida y concurrida Harborwalk Village, supe que ya estaba en Destin, Florida.

Destin es un pueblo pesquero que se fundó en 1835, al que todavía llaman: "The world´s Luckiest Fishing Village" y donde son famosos sus eventos de pesca. Sin embargo Destin se ha convertido en uno de los destinos turísticos más importantes de la Costa Esmeralda. (Emerald Coast), por la cantidad de atracciones que tiene para toda la familia, sin dejar de mencionar el precioso escenario que le rodea y por supuesto... ese color turquesa de sus playas que me cautivó.

Cuatro dias fueron insuficientes para conocer Destin y para disfrutar todo lo que ofrece. Obviamente, no todo se puede hacer de una vez. Me había leído un libro que compré en Amazon, "The Ultimate Destin Bucket List", donde su autora, Sarah Noonan, desde su mirada de fotógrafa, blogger y residente del lugar, menciona 100 actividades que se pueden hacer en Destin. Nosotros solo llegamos a 14, así que nos sobran las razones para volver.

No nos alcanzó el tiempo para encontrar la marca del propio café local de Destin, ni para caminar por el borde del Noriego Point. Tampoco nos levantamos temprano para ver el desfile de botes que salen a pescar al amanecer, ni disfrutamos la experiencia de comprar pescado fresco en la tarde a su regreso y ver como lo cocinan delante de nosotros. Se nos quedó pendiente el parasailing o hacer un tour de scuba diving para principiantes. No conocimos el museo histórico, ni los parques acuáticos, ni hicimos el zip line a lo largo de Harborwalk. Eran demasiadas cosas y muy poco tiempo, sobre todo cuando la playa era la atracción principal que estábamos buscando. 

No obstante, además de la playa, comimos en algunos de los restaurantes emblemáticos del lugar,  caminamos por todo el paseo de la marina y vimos fuegos artificiales sobre la bahía. Hicimos Kayac, conocimos Destin Commons y Crab Island... ese banco de arena inmenso y maravilloso donde sientes que estás de fiesta en medio de una playa. Sin dejar de mencionar un paseo en Helicóptero que fue nuestro primer contacto visual con el color turquesa que hizo de Destin, ese lugar al que definitivamente queremos regresar.

Aquí les dejo nuestro video blog con algunos datos que quizás les puedan interesar. Una mezcla de fotos y videos que intentan describir en imágenes un poco de lo vivido. Esta vez con menos narración que en nuestros videos anteriores pues al segundo día de estar en Destin se rompió mi iPhone, el que me gusta usar para eso de "vloggear", pero ni aún el disgusto que momentáneamente me causó el teléfono roto, pudo impedir que disfrutásemos al máximo nuestros días en ese maravilloso lugar de la Costa Esmeralda. 


Gracias por llegar hasta aquí y leer lo que escribo. 

Puedes dejar tus comentarios más abajo si lo deseas.

Para recibir nuevas entradas a este blog ve a la pagina de inicio y suscríbete.


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.